Crystal Fighters es una formación londinense instalada en el centro del huracán de la música de tendencia festiva. La culpa fue primero de dos singles que en 2010 subieron como
la espuma, “Xtatic Truth” y “I Love London”. Costó encontraruna etiqueta para definirlos: ¿lo-fi tropical electro, electro-folk, folktrónica? Se aceptaron las tres y alguna otra. Su mezcla remitía al house ibicenco, rozaba el drum’n’bass y soltaba adrenalina con la (percusión vasca) txalaparta. Lluvia de ritmos.

Con su debut largo, “Star Of Love” (2010), los charts de UK les abrieron los brazos: #10 en las listas dance y #16 en las indie. En mayo de 2013 llegó su sucesor, “Cave Rave”, trabajo que idearon en el País Vasco, territorio que fue parte integral de los sonidos que inspiraron su primer álbum. Grabado en Los Ángeles y con Justin Meldal-Johnsen como productor (Beck, Air, M83 y Paramore), cambió el acento de su sucesor (más orientado a una suerte de techno orgánico, ancestral y tribal, entre psicodélico y folklórico) y puso el nuevo énfasis en un pop electrónico y macrofestivo. Su público se multiplicó en progresión geométrica, así como su popularidad.

En 2016 publicaron su tercer LP, “Everything Is My Family”, que aportó un tono más comercial a los logros de su predecesor. Ya en mayo de 2018 salió el single “Boomin’ In Your Jeep”, y en
septiembre lo hizo la canción “Another Level”, tema incluido en la banda sonora del videojuego FIFA 19. Tanto esta última como “Goin´ Harder”, donde colaboran los colombianos Bomba Estéreo, formaron parte del EP “Hypnotic Sun”, trabajo donde además de los citados “Another Level” y “Goin’ Harder” aparecen dos versiones del himno electro-pop “All My Love”, la segunda de ellas con un aura de future house que firman a medias con el productor y DJ británico Feed Me.

El 1 de marzo de 2019 vio la luz su cuarto LP, “Gaia & Friends”.