Guille Milkyway, el nombre detrás de LA CASA AZUL, es sin duda el artista efervescente, el que ha conseguido derribar las barreras del comercialismo, para llevar a todos los oídos el bubblegum, el sunshine-pop, el europop y todos esos estilos que merodean en torno a las melodías más hermosas y los arreglos perfectos.

No hay comparación posible, su identidad es propia e inconfundible: con la pista de baile en el punto de mira, pero sin olvidar las emociones a flor de piel, y la fantasía musical como motivación, LA CASA AZUL ha superado el circuito independiente para convertirse en cabeza de cartel de los festivales más importantes, ser número 1 de listas de ventas y estar en la boca de todo aficionado a la música que se precie.