Niña Polaca es una banda madrileña–alicantina formada en 2018 por el cantante y compositor Álvaro Surma y el bajista y también compositor Alberto Rojo (Beto) tras conocerse siendo vecinos del mismo edificio situado en la calle de La Palma, en pleno corazón del barrio madrileño de Malasaña.

Juntando los conocimientos musicales y de grabación de Beto, con la fuerza vocal y el inconfundible estilo de Surma dan vida al proyecto tras incorporar a Kobe a la batería
y composición.

Después de un viaje grupal por carretera a Polonia, se deciden llamar Niña Polaca, nombre junto al que llegan los primeros conciertos en septiembre de ese mismo año junto con la más reciente y final incorporación de la cuarta integrante: Sandra (Ginebras, GRASIAS) llega para afianzar su sonido y dar fuerza a un proyecto completo.

Con canciones pop que picotean del garaje y que son como pasear por el Madrid de los 80s, se define una banda de indie-rock en castellano que ensaya en un pequeño sótano secreto en el corazón de La Latina y que comenzó su andadura por el mítico circuito de pequeñas salas de Madrid, escuchando a su público cada vez más cantar sus canciones a
pleno pulmón.

Tras hacer varios sold out en salas de Madrid y Alicante, Niña Polaca aparece con un sonido fuerte, único y una voz inconfundible. Irrumpiendo cada vez con más fuerza y tras fichar por Subterfuge a finales del 2019, Niña Polaca presenta como una de las grandes promesas nacionales actuales.